Balsamar, la importancia de la experiencia

Balsamar, la importancia de la experiencia

En todo negocio la experiencia es importante. En el caso de Balsamar llevan más de 22 años dando fiabilidad y confianza en un medio tan necesario como es el mar. Esto hace que sean de las empresas mejor valoradas en un sector como es el náutico. Tienen algunos de los productos mejores, tales como balsas salvavidas, chalecos salvavidas, botes de rescate, balizas radiofrecuencia… y a esto se une un buen equipo de alta cualificación, que hace posible que den el servicio adecuado a lo que necesita cada cliente.

Hablando de balsas, vamos a contarte lo que tienes que tener en cuenta si tienes que usar una balsa o ves susceptible que pueda llevar el caso.

  1. El contenedor: es posible que sea rígido o de lona. No existen más diferencias que las existentes en cuanto a la conservación y a la facilidad de la estiba. Suele elegirse según el espacio con el que se cuente a bordo.
  2. La boza de disparo: una cinta plana que suele medir del orden de 14 metros de los que suelen sobresalir dos. Se debe hacer firme a bordo en una cornamusa antes de que se lance el contenedor al agua por la boda, popa o sotavento. No hacerlo significa la pérdida de la balsa. No debes tirar de la boda mientras que la balsa esté a bordo, pues la cinta se desenrolla sola a lo largo cuando la lances al agua.
  3. El disparo: en cuanto esté el contenedor el agua, solo hay que cobrar de la boza y hacer un tirón con fuerza. Entonces un percutor es el encargado de perforar una membrana del cilindro y la balsa pasa a hincharse de manera automática en menos de un minuto.
  4. El acercamiento: en cuanto se hincha, hay que cobrar de la boza hasta aproximarla a un costado para abordarla.
  5. Liberar la balsa: En cuanto estén todos los tripulantes a bordo, nos separamos del barco. En la parte del exterior del flotador, vamos a encontrarnos con una funda con un cuchillo que tendrá la punta roma. Hay que sacarlo para cortar la boza.
  6. Hinchado al revés: en caso de que la basa se hinche cabeza abajo, solo tenemos que tirarnos al agua para voltearla. Lo bueno es que todos los modelos suelen tener una cincha para esto. Entonces, lo que hay que hacer es buscar el contenedor donde está la botella de CO2, apoyando nuestro pie en él y agarrándonos a la cincha para voltear la balsa. Si nos colocamos a sotavento, el volteo será más sencillo.

No debemos olvidar…

Radiobaliza: hay que llevar en una balsa la radiobaliza de socorro del barco, puesto que suele darnos de forma permanente la posición y si nos olvidamos de ella a bordo, los servicios de rescate se van a dirigir al punto en el que nos hayamos marchado del barco, pero la balsa en dónde estemos nosotros, puede que esté a decenas de millas de distancia y que la haya llevado el viento o la corriente.

VHF: igualmente, la emisora portátil deberá venir con nosotros, siendo de gran utilidad en el el rescate o cara a comunicarnos con otros barcos en los alrededores.

Bolsa de emergencia: lo mejor es tener siempre una o dos bolsas estancas en las que haya material de emergencia cerca de un lugar que conozcamos del barco, embarcándose con nosotros en la balsa. En esta bolsa tenemos que guardar todo lo que pensemos sería de utilidad en caso de que estuviésemos en una situación de abandono. Por ejemplo, comida envasada, abrelatas, pilas y especialmente agua.

Chalecos salvavidas: estos también se van a embarcar siempre en la propia balsa de salvamento y adquieren gran importancia, especialmente que sean de un material resistente.

Ya has visto la importancia de tener una buena balsa y no dejar al azar todo lo que debes llevar en ella. Lo mejor a la hora de contar con una buena balsa es la calidad y confiar en una marca que realmente merezca la pena, pero también nosotros tenemos que poner de nuestra parte y que no descuidemos lo que nos toca a nosotros.

Una buena balsa puede darnos un gran servicio y salvarnos la vida, pero también todo depende de lo diligentes y de que llevemos todo lo necesario para evitar sustos.