Por qué comprar coches de segunda mano para tu empresa

Por qué comprar coches de segunda mano para tu empresa

1 diciembre, 2017

Cuando montamos una empresa, una de las herramientas básicas que necesitamos en casi cualquier tipo de negocio es un coche. Ya sea para ir a hacer las compras necesarias o incluso para ir a visitar nuestros clientes, precisamos de un vehículo para poder desplazarnos por la ciudad o a los diferentes destinos. Si estáis en una situación así, yo apostaría por comprar un coche de segunda mano a buen precio de los que ofrecen en Mouronte y que se pueden consultar fácilmente a través de su página web.

Este tipo de opción a la hora de abrir una empresa la recomendamos por diferentes razones, entre las que se encuentran:

  • Es la más económica, junto con el alquiler. Al comenzar un negocio, lo normal es que vayamos más justos que nunca de dinero, de ahí que no estemos para hacer grandes dispendios. Y es un coche lo es. Difícilmente encontraremos algo que nos vaya a durar por debajo de los 8.000 euros, mientras que de segunda mano podemos dar con coches de una gama más alta y un buen precio.
  • No conviene invertir en un coche que no sabemos cómo se va a cuidar. Normalmente, los coches de empresa son conducidos por varias personas, ya que aunque los turnos de los empleados varíen, los vehículos se siguen utilizando. Si hablamos con varios mecánicos, todos nos dirán lo mismo, que se nota cuando un coche ha sido cogido por otra persona. Y si además contamos con esos empleados no lo van a tratar como si fuera suyo porque no lo han tenido que pagar, no tiene sentido meter mucho dinero en una compra así.
  • Si cerramos la empresa, no tendremos una gran deuda que saldar. Y es que abrir un negocio no quiere decir que sí o sí vaya a ir hacia delante. Existe la posibilidad también de que fracase o haya que cerrarlo por cualquier otro motivo, como no cubrir los gastos necesarios más los beneficios apropiados o esperados. Entonces, si tenemos que poner el cartel de cerrado, la deuda contraída al adquirir el vehículo será menor si este es de segunda mano, eso sí, siguiendo una serie de cuidados.

Por qué comprar de segunda mano en Mouronte

Mouronte Automóviles se encuentra en Galicia, en Lugo concretamente. Se trata de una empresa dedicada a la venta y el alquiler de vehículos con precios competitivos y muchos años de experiencia en el sector. Comenzó su andadura en el año 1997, en el polígono Ceao de Lugo. Desde su inicio, siempre ha sido una empresa especializada en la sustitución de vehículos, teniendo acuerdos con concesionarios, agencias de seguros, talleres, etc. (préstamos de un vehículo a un precio muy razonable mientras el cliente tiene el suyo a reparar). Pero con el tiempo han ido ampliando y adaptando su empresa a la demanda que los clientes día a día les iban exigiendo. En la actualidad tienen a disposición de sus clientes una amplia gama de vehículos, tanto en turismos (lujo, berlinas y utilitarios) como en vehículos comerciales (furgonetas de carga y pasajeros hasta 9 plazas), en contrato de venta y de alquiler.

Cuentan con vehículos de segunda mano de diferentes gamas y modelos. Su principal objetivo es ofrecer al comprador la mejor relación calidad-precio, apostando por un tipo de vehículo de calidad y actual con un ahorro desde un 30 hasta un 60% del precio valor de nuevo. Aquí también encontraremos vehículos comerciales ligeros, furgonetas de carga, combis, furgones y camiones de hasta 3.500 kg, principalmente dirigidos a empresas y autónomos, a los que ofrecen un vehículo comercial de calidad que pueda cubrir su necesidad y ahorrándose una cantidad muy importante de dinero.

Su servicio de alquiler a largo plazo es de los mejores que actualmente se pueden encontrar en España. Se trata de una opción muy interesante dirigida a empresas, a autónomos y a algunos particulares que prefieren no optar por la compra, ya sea de primera o de segunda mano. En este caso, ellos se encargan de todo tipo de mantenimientos, seguros, averías, impuestos, vehículo sustitutivo, etc., por una cuota mensual que puede partir desde los 350 euros al mes, dependiendo del vehículo y los kilómetros a recorrer. Además, hay que añadir a esto que acarrea grandes deducciones fiscales.