Cómo controlar los riesgos en la empresa

Cómo controlar los riesgos en la empresa

3 octubre, 2017

Todos sabemos de la importancia de establecer planes de control, gestión y minimización de los riesgos laborales. Porque, aunque estemos acostumbrados a trabajar en una oficina, taller o almacén, siempre existen unos riesgos que son asumidos de manera inconsciente por el conjunto de los trabajadores.

Cuando entramos en una oficina no imaginamos las cosas que pueden salir mal. Simplemente encendemos el ordenador, vamos a por un café y nos ponemos a trabajar. Pero puede haber un cortocircuito, la máquina de café puede quemarte de alguna manera, y todo esto hará imposible que te pongas a trabajar, ya que tienes que curarte las heridas.

Siendo esto así, vemos como en los espacios de trabajo en los que normalmente no hay que prestar mucha atención, pueden producirse accidentes importantes. Este tipo de accidentes son más probables en ambientes laborales en los que el uso de máquinas y/o en los que se mueven grandes bultos.

Pero más frecuentes y peligrosos son en otro ambiente laboral muchas veces olvidado, los trabajos en altura. Los trabajos en altura son aquellos en los que se realiza cualquier tarea a una altura superior a dos metros del suelo. Por tanto, incluye desde limpiar uno de los rascacielos del centro financiero de Madrid, hasta poner un cartel publicitario en una valla publicitaria.

Con el fin de ofrecer la oportunidad detectar y corregir los posibles riesgos de los trabajos en altura, hoy vamos a hablar del riesgo y de los factores de riesgo de este tipo de trabajos. El objetivo de este artículo no es otro que mostrar el riesgo de los trabajos en altura a aquellas personas que no valoran la peligrosidad de estas tareas.

El riesgo y sus principales factores

Como mencionábamos al principio, cualquier trabajo tiene su riesgo, pero en el caso de los trabajos en altura estos son mayores. Los riesgos que se asocian a los trabajos verticales son aquellos relacionados con las caídas de personas o de materiales durante la realización de los trabajos. Tan peligroso es que se caiga una persona por el riesgo que genera hacia sí mismo y hacia los demás, como el que se caiga un cinturón con herramientas que pueden impactar a alguien.

Las caídas de personas a distinto nivel deben de evitarse realizando planes específicos de planificación, capacitación, conocimiento y la utilización de los Equipos de Protección Individual (IPC) y Equipos de Protección Colectiva (EPC). De esta manera se reducen las posibles caídas que se puedan producir

Merece la pena distinguir brevemente entre IPC y EPC, ya que de su correcta implementación depende que el riesgo de accidente disminuya. Un EPC es cualquier útil o dispositivo de seguridad que pueda proteger a uno o varios trabajadores, y no se aplica sobre el cuerpo. El IPC, protege a un solo trabajador, y se aplica sobre el cuerpo del mismo.

Su correcta implementación y control depende de empresas especializadas en la evaluación de los sistemas de seguridad. Y esto se hace por empresas como Workprotect, una empresa con más de quince años en el sector, y cuyo objetivo es ofrecer a sus clientes los sistemas de seguridad colectiva e individual más avanzados y adecuados a sus necesidades, bajo un servicio personalizado, preferente y de calidad.

En resumen, hemos visto como en todos los espacios de trabajo existen riesgos de accidente. Pero son en los trabajos en altura donde más atención hay que prestar, ya que los riesgos de dañar a alguien son mucho mayores y peligrosos para las personas y los bienes.