Cuidar de la comodidad del trabajador, una apuesta rentable

Cuidar de la comodidad del trabajador, una apuesta rentable

2 agosto, 2018

La obsesión de todo empresario es la de garantizar la eficacia y la eficiencia de todos los recursos con los que cuenta para sacar adelante su actividad. Entre ellos, se encuentra la plantilla de la que dispone para conseguir ese objetivo. La suerte de una entidad depende en buena medida de todo lo que los empleados son capaces de hacer y, en muchas ocasiones, esa labor no depende completamente de ellos. El empresario o el emprendedor tiene mucho que ver en esta labor.

El responsable del negocio ha de ser el encargado de que un aspecto como el de la comodidad no falte dentro de sus instalaciones, ya sean estas de carácter marcadamente industrial u oficinas. El requisito de la comodidad es indispensable a la hora de hacer posible que los trabajadores no solo resulten eficaces en la realización de su trabajo, sino para que también se encuentren protegidos ante cualquier riesgo que exista dentro de la oficina. La comodidad, como acabáis de comprobar, es mucho más importante de lo que inicialmente puede parecer.

El portal web República.com publicó hace algún tiempo un artículo en el que daba cinco consejos para todos aquellos trabajadores que estuvieran interesados en mantener su comodidad durante el trabajo. Sentarse bien delante del ordenador, disponer de un espacio de trabajo suficiente, garantizar la comodidad visual, tener la temperatura adecuada y conseguir, finalmente, estar aislado de todo el ruido procedente del exterior son esos cinco consejos que nadie debe perder de vista si su pretensión es la de ser un trabajador eficaz, eficiente y productivo.

Otro portal web, el de Región Digital, hace hincapié en elementos como el mobiliario o el diseño. En un artículo que vio la luz ahora hace un año, la publicación hace referencia a la importante del diseño de la oficina y del mobiliario del que está compuesta para el rédito del trabajador. En cuanto a lo primero, recomienda el color azul para mantener la atención, algo que está comprobado de manera científica. En lo que respecta al mobiliario, la recomendación es la de hacer que el empleado se sienta cómodo en todo momento.

Hoy en día existe una enorme concienciación en todo lo que respecta a la comodidad de los empleados. Los jefes de departamento y los grandes responsables de las empresas saben que una de las mejores bazas para conseguir el 100% de cada uno de ellos es hacer que trabajen a gusto, sin agobios de espacio, con una temperatura agradable y con un entorno que, en definitiva, invite a la concentración. Esos jefes y responsables han encontrado en el mobiliario el mejor amigo para tratar de conservar esas cualidades, según han apuntado los profesionales de una entidad como Mobiofic.

Los resultados no tardan en llegar

Es cuestión de tiempo que los resultados de esa correcta distribución del espacio lleguen. Diversos estudios llevados a cabo en empresas de todo tipo han demostrado que, cuanto más cómoda se encuentra una persona en un lugar, más rentabilidad aporta a su trabajo. Y lo cierto es que el cambio y la mejora pueden llegar a ser enormes. No son pocos los empresarios que se han encontrado con situaciones así y que se han mostrado gratamente sorprendidos con los resultados.

La comodidad, por cierto, es algo que también depende de las personas alrededor de las cuales trabajamos. Analizar este aspecto debe ser, a su vez, otra obligación para los gerentes de un negocio, porque de poco servirá que construyamos un espacio de trabajo idóneo para nuestros empleados si entre ellos no existe el respeto que debe haber entre dos colegas de oficina. No cabe duda de que eso es lo que peor le viene cualquier empresa. La división interna es el peor de los fantasmas.

En un mundo en el que la competitividad se ha convertido en un valor elemental dentro de la empresa, es imprescindible analizar todos los medios que nos sean posibles para analizarla y, por ende, para mejorarla. Muchas empresas invierten enormes cantidades de recursos en ello, aunque en ocasiones la fórmula que mejor es la más sencilla. Basta con redistribuir un pelín el espacio de trabajo para conseguirlo. Lo demás, todo ventajas. Habrá pocos que se arrepientan de intentarlo.