Gestión por procesos, la mejor estrategia para el aseguramiento y mejora de la calidad

Gestión por procesos, la mejor estrategia para el aseguramiento y mejora de la calidad

La tecnología y el control de procesos consiste en una combinación de sistemas de control, automatización, electrónica y nuevas tecnologías de la información y aplicable al análisis y diseño de los procesos de producción de manufacturas en la mayoría de los sectores industriales, como el energético, el textil, el automovilístico, la construcción o la industria alimentaria.

Se trata de medir cada variable asociada al proceso de producción y relativas tanto a las entradas y salidas de productos, como a su proceso de transformación. De ahí, que el control de los procesos sea  fundamental en toda empresa manufacturera a día de hoy. Los antiguos sistemas de gestión de calidad solo tenían en cuenta el producto final, pero la gestión por procesos permite analizar todo el desarrollo del mismo, desde el mismo momento de la recepción de la materia prima hasta que finalmente llega al cliente.

Gracias a este sistema es posible corregir los posibles errores a través de estándares o normas de actuación. Podría decirse que es un método de evaluación y análisis que implica al total de la organización, al conjunto de la empresa, desde la dirección, el personal, los accionistas, los proveedores, etc…

El control de procesos garantiza la eficacia de la organización así como el uso racional y eficiente de cada recurso de la misma, y de esta forma, explotarlos al máximo y sacarles todo su potencial. Este es el secreto del éxito.

Y en este sentido destacan empresas como Eiros, Prefabricados de Hormigón, donde todas sus instalaciones incorporan la última tecnología en maquinaria para la fabricación de productos prefabricados de hormigón y control de procesos. Además controlan  todos sus productos acabados en su propio laboratorio, aparte de realizar ensayos con laboratorios externos. A lo largo de todos sus años de experiencia como fabricantes y distribuidores, pueden garantizar que los sistemas y procedimientos utilizados, siempre tienen una finalidad, la calidad del producto y  el servicio a sus clientes y clientas. Por algo son, a día de hoy, una de las empresas líderes en prefabricados de hormigón con dos fábricas con más de 120.000 M2 de superficie, siete plantas productoras y una división de transporte propia para la distribución de sus productos, todo esto en manos de un experto equipo humano cuyo objetivo es su satisfacción.

¿Qué se entiende por calidad?

La definición que la norma ISO 9000 ofrece del término calidad es la siguiente: Por calidad se entiende el grado en el que un conjunto de características inherentes a un objeto (producto, servicio, proceso, persona, organización, sistema o recurso) cumple con los requisitos.

La gestión de calidad, aunque enfocada al cliente, no se centra exclusivamente en él, sino en todos los procesos necesarios para la obtención de un producto o servicio satisfactorios, asegurar la calidad y mejorarla continuamente. No se debe olvidar, que todo el conjunto de la organización se ve implicado en todo este proceso, y sin su participación sería imposible.

Podemos hablar de 3 aspectos o dimensiones básicas de la calidad que serían:

  1. El factor técnico
  2. El factor humano
  3. El factor económico

Aunque también hay otros factores a tener en cuenta como la disponibilidad de producto, la rapidez de entrega o el precio competitivo.