Merchandising, una manera de darle un repunte a cualquier negocio

Merchandising, una manera de darle un repunte a cualquier negocio

17 julio, 2018

Existen mil maneras de dirigir un negocio y de hacer que triunfe por sí mismo. No hay una fórmula mágica que permita obtener unos ingresos suficientes para mantener o expandir nuestro negocio, pero sí que hay maneras de provocar que funcione y que se vayan obteniendo pequeñas victorias, pequeños éxitos. Son técnicas que cada uno emplea como más le conviene y que pueden derivar en un montón de situaciones. Ser capaces de negociar todo este tipo de situaciones para conseguir dinero, posicionar nuestra marca o dar a conocer nuestra empresa es sinónimo de beneficio.

Está comprobado que el momento más crítico para un gran número de empresas, al menos en lo que se refiere a las españolas, son los primeros años. Durante ese periodo de tiempo es bastante probable que muchas de esas empresas no consigan el suficiente colchón económico para afrontar los cursos siguientes. Como consecuencia, termina desapareciendo la entidad. Hay muchas entidades a las que les ha venido pasando esto (con la crisis incluso han aumentado) pero, por fortuna, también existe un abanico de posibilidades para evitarlo.

La publicidad ha sido una de las encargadas de hacer posible que una entidad se pueda sostener por sí misma durante su arranque. Tradicionalmente, la publicidad ha consistido en hacer anuncios para televisión, cuñas para radio e insertar carteles en medios como lo son los periódicos. Estos últimos ya han quedado un poquito desfasados en los últimos tiempos como consecuencia de la llegada de Internet a nuestras vidas y, por el contrario, se han desarrollado nuevas formas de publicidad como lo son todas las plataformas para publicitarse en Internet: y es que los banners, las redes sociales y las inserciones de anuncios en páginas web ya forman parte de nuestro día a día.

Existen formas de publicidad que, sin formar parte de ninguna de las anteriores, se han mantenido a lo largo de las décadas. Una de las que más relación tienen con esa descripción es la del merchandising, un tipo de publicidad que consiste en la realización de todo tipo de prendas de vestir con los logotipos, eslóganes o colores de una empresa determinada, lo que hace que su imagen se vea realzada y bastante potenciada. Muchas compañías llevan realizando merchandising durante toda su vida a él deben agradecerle que sean conocidas en lugares de lo más variopintos.

Teniendo en cuenta lo importante que es a día de hoy disponer de una imagen de marca y una imagen corporativa, resulta evidente que es necesario apostar por elementos como el merchandising. Una entidad relacionada de un modo directo con ese modelo de publicidad, Textinity, ha destacado que en los últimos tiempos más y más empresas, y de muy diversos sectores, han decidido realizar una inversión en este campo. Y es que los objetos que más pueden ayudar a los emprendedores pueden llegar a ser camisetas, gorras o pantalones. Mucho más sencillo de lo que pensamos.

El deporte, el mejor ejemplo

Cada año asistimos con fascinación a las campañas de captación de abonados que realizan los clubes de fútbol para captar a sus socios de cara al principio de la temporada. Gracias a esas campañas y a las nuevas camisetas que esos clubes realizan cada año, se obtienen numerosos beneficios que después van a ser los principales causantes de que dicho club pueda contratar a una estrella de nivel europeo o mundial. Los grandes clubes de fútbol tienen licencia para pedir a sus aficionados incluso 90 euros por una de esas camisetas. Una camiseta que además refuerza su posición de cara al resto de equipos y que demuestra que hacer merchandising no está anticuado.

Es difícil conseguir lo que el fútbol es capaz de conseguir, pero conviene que no lo perdamos de vista porque es, sin dudar, el ejemplo que tenemos que copiar para hacer efectivo todo de lo que en este artículo se ha hablado. Un gancho poderoso, unos colores llamativos, una campaña adecuada y unos profesionales con ilusión y con ganas pueden transformar de arriba a abajo una empresa y conseguir que, lo que antes era una ruina, ahora sea una inagotable fuente de beneficios.

Tiene pinta de que, cuando volvamos a analizar la situación de este tipo de trabajo en el futuro, seguiremos incidiendo en sus ventajas y en todo lo que ha ayudado a miles y miles de emprendedores. El merchandising es capaz de conseguir muchas cosas para las empresas, independientemente de si son más grandes o más pequeñas, de si tienen más o menos recorrido y de si tienen uno u otro presupuesto. Es la opción que, de una o de otra manera, iguala a las que más tienen con las que menos. Eso, a tenor de la sociedad en la que nos movemos en pleno año 2018, es un valor que debemos valorar.