Cómo actualizar tu negocio dándole una nueva identidad corporativa y una nueva identidad visual corporativa

Cómo actualizar tu negocio dándole una nueva identidad corporativa y una nueva identidad visual corporativa

Si estamos en el proceso de actualizar un negocio, existen dos aspectos a los que hay que darles una importancia especial en la lista de prioridades, estos son la identidad corporativa y la identidad visual corporativa. A simple vista parecieran lo mismo y dentro del marco general, podría pasar desapercibido, cuando lo ponemos en una balanza contra el local comercial y todo lo que este necesita para su funcionamiento.

Pero la verdad es que antes de correr hay que caminar, y para que el local tenga una identidad propia o su personalidad, la identidad corporativa y la identidad visual corporativa, ya deben estar establecidas. Así que lo primero que debemos saber es qué son cada una y cuales son sus diferencias, para lo cual, contamos con la guía de Algrama, Publicidad y Artes Gráficas, quienes nos explicarán lo que necesitamos saber para comenzar desde cero a crear la identidad de nuestro negocio.

¿Qué es la identidad corporativa?

La identidad corporativa es la imagen que tiene el público de una marca y es la imagen que la marca le hace tener al cliente de sí mismo al relacionarse con ella, por lo que lo primero que debemos de asumir, es que esto no solamente se trata de crear un logo que sea atractivo para el cliente, sino de crear todo un lenguaje comunicacional entre la empresa y el cliente.

Es muy importante que si estamos buscando actualizar o comenzar una empresa, está cuente con una identidad corporativa ya que como mencionamos anteriormente, es la imagen que se transmite hacia los clientes, es un valor agregado, si nuestra empresa cuenta con valores intangibles como los son: la misión, visión y filosofía, es necesario agregar aspectos tangibles como; marca, tipografía, colores corporativos y elementos gráficos auxiliares para reforzar a la marca y por ende, darle mayor imagen a la empresa, o como dijimos antes, crear un lenguaje comunicación que atraiga al cliente y que le genere no sólo confianza, sino que lo haga sentir importante.

La identidad corporativa no sólo se trata del diseño de logotipo o tarjetas de presentación de la empresa, también abarca papelería corporativa, tipografías, colores corporativos, elementos gráficos auxiliares, página web, diseño de interior y arquitectura corporativa, por ello fue que antes mencionamos que primero se debe caminar para luego correr, si planteamos la decoración de un local comercial sin tomar en cuenta la identidad corporativa, la empresa no le generará al público la idea de cohesión de ideas, por el contrario, le mostrará al cliente una estructura desordenada que no genera confianza.

¿Qué es la identidad visual corporativa?

Es la parte tangible, el diseño gráfico, que se hace imprescindible para dotar de coherencia la identidad corporativa. También ayuda a transmitir los valores intangibles. La identidad visual corporativa es el logotipo de una empresa, su anagrama, su color, su tipografía, su página web, sus folletos y todo aquello que nos ayuda a reconocer y a diferenciar una marca de otra.

De la misma forma que no hay dos personas iguales, tampoco hay dos organizaciones iguales. Cada organización tiene su propia identidad. En el mundo de la empresa interesa diferenciarse positivamente del resto de competidores, no sólo a través de la relación calidad-precio de los productos o servicios, sino también a través de otros aspectos más subjetivos que tienen que ver con los valores que transmite la organización a los demás.

La Identidad Visual Corporativa es el reflejo visual de la identidad corporativa de la organización, pues el ser humano utiliza la vista para identificar y clasificar, lo que permite cumplir con los siguientes aspectos:

  • La identidad visual proporciona a la organización una forma de identificación, la hace reconocible frente a otras muchas organizaciones.
  • Una identidad visual homogénea y clara, identificable y perdurable en el tiempo, se traduce en buena reputación para la organización (transmite confianza)
  • La identidad visual facilita la interacción desde el exterior, por ejemplo ayuda a entender la estructura de la organización: sus entidades, productos, servicios.
  • La identidad visual ayuda a que los integrantes de la organización, desde los propietarios, accionistas, empleados de todas las áreas, se sientan parte de un equipo.

Manual de Identidad Corporativa

En los puntos anteriores, vimos que aunque ambos conceptos sean muy similares, uno depende enteramente del otro, en este caso, la imagen corporativa depende en su totalidad de la identidad corporativa. En algunas empresas, existe la imagen corporativa, más no la identidad, lo que genera problemas en lo que respecta al lenguaje comunicacional, por lo que lo ideal es contar con ambas.

El manual de identidad corporativa, es un documento en el que se definen las normas que se deben seguir para incluir el logotipo de una marca, así como los distintos elementos visuales que la conforman, en todo tipo de soportes (tanto virtuales, como impresos), éste describe de qué manera se deben aplicar los diferentes signos gráficos que representan la identidad de una marca, para que resulten coherentes y garantice la cohesión comunicativa y visual de la misma, de nuevo, lo fundamental es que el lenguaje comunicacional sea transversal.

Este manual debe tener varios elementos, de los cuales, nos concentramos en los tres más fundamentales:

  • Logotipo: Un logo diseñado de manera sencilla pero atractiva, además de aportar una fácil comprensión, facilita la tarea de adaptación y aplicación en diferentes soportes (páginas web, folletos, redes sociales, material publicitario) manteniendo su significado. La significación de este conforme a los valores de una marca, debe casar totalmente con la apariencia que resulte del trabajo de un diseñador en cualquier soporte. Junto a las aclaraciones del logotipo como elemento clave de identidad corporativa, hay que mencionar sus posibles usos incorrectos (soportes restringidos), así como de elementos complementarios como el eslogan.
  • Colores corporativos: La identidad corporativa, se define en primer término según su selección de colores. Éstos deben estar basados en un trabajo de tinta plana o tonos pastel (como la gama de colores Pantone). La significación del color en imagen corporativa tiene mucho que decir, y su aplicación en los diferentes soportes puede hacer que esta varíe, por ello es fundamental contar con diseñadores gráficos, que no sólo comprendan la misión, visión, filosofía de la empresa, sino que pueda plasmar eso utilizando la psicología del color.
  • Tipografías: Un buen manual de identidad corporativa, incluye este tercer elemento como definición imprescindible. Las tipografías a aplicar en los contenidos corporativos de diferentes formatos y aplicados a distintos soportes (páginas web, folletos, redes sociales, material publicitario), han de seleccionarse correctamente acorde con la imagen corporativa que se desea transmitir, y generalmente deben pertenecer a una misma familia tipográfica.

Teniendo estos tres elementos fundamentales ya establecidos, es importante tener en cuenta los siguientes puntos, que deben ser agregados al manual, para que este pueda considerarse un manual completo y funcional en su totalidad:

  • Tamaño de reproducción: Es fundamental que se detalle las medidas mínimas que debe poseer el logotipo para que siga conservando una correcta legibilidad, esto porque  estas medidas no son las mismas para todos los soportes pues, no es lo mismo si el logo se va a imprimir en folletos o en documentos, a que vaya a ser utilizado en canales digitales y, en caso de tener que utilizar un formato muy pequeño, habría que detallar alternativas de supresión de elementos.
  • Aplicaciones según el soporte: La identidad corporativa se puede aplicar en diferentes soportes, como papelería, banners, carteles publicitarios, páginas web, anuncios publicitarios, entre otras, lo importante es que sea el diseñador gráfico quien de las pautas para la aplicación de todo el material gráfico.
  • Aplicaciones y usos del logotipo: A la hora de citar los posibles usos del logotipo, es importante que se detalle minuciosamente en el manual las combinaciones de colores más adecuadas según los diferentes fondos de aplicación, ya sean más oscuros o más claros, así como los tonos o formas que no serían considerados como corporativos.

Como hemos podido notar, si queremos que nuestras empresa pueda conseguir un lugar en el mundo de los negocios, sea el rubro que sea, la identidad corporativa y la identidad visual corporativa, son fundamentales en una era en la que las fronteras son para los países y no para las comunicaciones.

Si se trata de un negocio al que se le quiere dar una nueva vida, comenzar a crear la identidad corporativa, es fundamental para que pueda ganarse de nuevo un espacio en el competitivo mundo de los negocios, pues en la actualidad, los negocios exitosos, son aquellos que toman en cuenta su forma de comunicarse con sus clientes y aliados comerciales.

Debemos mirar los negocios, con los ojos del hoy y no con la fórmula del ayer, pues si no se actualiza y evoluciona, no podrán mantenerse, sobre todo en una época como la que estamos viviendo, donde las redes sociales le permiten a las empresas crecer y llegar a cientos de personas, sólo con un clic. El cual se da, porque la forma de las empresas de comunicarse, se ha hecho más amena, más llamativa y le hacen sentir al cliente, que forma parte de su familia. La cercanía entre empresa y cliente, se comienza a forjar, cuando la identidad corporativa y la identidad visual, están bien planteadas.