¿Cómo mantener vivo un negocio de hostelería?

¿Cómo mantener vivo un negocio de hostelería?

7 junio, 2019

Si hubiera alguien que nos pidiera que definiéramos España en una palabra, es probable que a muchos de nosotros se nos viniera a la menta la palabra “bar” o la de “restaurante”. Y es que, en este país, nos gusta mucho la hostelería. Tanto es así que este es uno de los sectores que más dinero mueve en nuestra economía y uno de los que da empleo a una mayor cantidad de personas. Esto, a nadie le cabrá ninguna duda, es de una vital importancia para el desarrollo de nuestro día a día.

Eso sí, tenemos que tener en cuenta una cosa: y es que quien trabaja en un negocio de estas características sabe de sobra la dureza que conlleva. Son muchas horas y muchos días a la semana dentro del negocio, tratando de dar un buen servicio a cada cliente. Conseguir esto no es sencillo. Basta con que algo salga mal para que ese cliente no regrese jamás a nuestro establecimiento. Hay que ser cuidadoso hasta el último detalle y de eso saben mucho miles y miles de hosteleros en toda España.

Este es solo uno de los puntos que hacen de ese negocio uno de los más duros que existen. Pero hay más y bastante peligrosos. Uno de ellos es el relativo a la competencia que existe dentro del sector, que es absolutamente brutal y que pone en peligro la existencia de una gran cantidad de negocios a lo largo de toda nuestra geografía. A continuación, veremos datos, pero, desde luego, es evidente que si no se es capaz de marcar la diferencia con respecto al resto es muy difícil conseguir sobrevivir en un negocio de este estilo.

Un artículo publicado en la página web Deconomía nos hacía visualizar una gráfica en la que se observaba la evolución de la existencia de bares y restaurantes en España. Lo que destaca en esa gráfica es que, durante los últimos años, parece haber decrecido el número de establecimientos de este tipo a causa de la llegada de la crisis. Pero, por encima de ello, tenemos que tener en cuenta el número total de estos establecimientos, que bordeaba los 255.000 en diciembre de 2017. Y es que la crisis, a pesar de todo, solo había acabado con 10.000 negocios de este tipo.

Otra noticia, en este caso publicada en la página web de la cadena de televisión La Sexta, informaba de que España es líder absoluto en el mundo en cuanto a número de bares y restaurantes, algo que todos y todas sabíamos que era posible pero que costaba demostrar con cifras. Según dicha publicación, en España hay un bar por cada 175 habitantes, algo que pone de manifiesto ese liderazgo que comentamos y ese gusto por este tipo de negocios que tenemos en España.

Diferenciarse con determinados tipos de productos es elemental para los bares y restaurantes

Hay tantos bares y restaurantes en España que muchos de ellos tienen que tener, a la fuerza, algo diferente para destacar. Hasta nuestros oídos llegan las peticiones de muchos hosteleros que no saben qué hacer para tratar de reflotar su negocio ante la llegada de más y más bares y restaurantes hasta sus zonas de influencia. Nuestro consejo es el siguiente: diferénciate de los que tienes a tu alrededor. A tenor de esto, los profesionales de Hida, fabricantes de tomate casero, nos han comentado que son bastantes los negocios de hostelería que han empezado a confiar en ellos en lugar de comprar tomate de las marcas más conocidas. La explicación está clara: con esta acción, se fomenta un sabor diferente para una determinada comida y una posibilidad de que la persona que la consuma recuerde a la perfección el nombre del bar en el que se la han ofrecido.

Diferenciarse siempre es un consejo que se ofrece desde el punto de vista del marketing y de la publicidad y que nunca hay que pasar por alto. Afortunadamente, son cada vez más los negocios de hostelería que lo conocen y que buscan, en los productos que ofrecen a sus clientes, algo diferente, innovador y que sea capaz de llamar la atención de la gente. Este es el camino que conduce al éxito. Con estos mimbres, estamos convencidos de que en España el sector de la hostelería va a seguir siendo igual o más potente que ahora.