¿Es rentable trabajar como agente inmobiliario?

¿Es rentable trabajar como agente inmobiliario?

Un agente inmobiliario se encarga de asesorar, mediar, negociar y gestionar cualquier transacción inmobiliaria, como por ejemplo, compraventas, alquileres, cesiones, etc. Además de captar nuevos clientes y gestionar  todo el papeleo referente a sus funciones.

La rentabilidad de dicha salida profesional depende de muchas variables, que incluyen desde la formación del asesor, hasta la inmobiliaria para la cual trabaje. Esto quiere decir que aquel con más experiencia tendrá más agilidad para hacerse con una gran comisión, mucho más que un novato en la práctica, al igual que una inmobiliaria reconocida tendrá más movimiento que una que está comenzando y creando su cartera de ofertas y clientes. Todo esto afecta.

A continuación, hemos consultado a nuestros amigos de ImnoDoñana, inmobiliaria ubicada en Matalascañas, para poder analizar a fondo que tan rentable es apostar por esta profesión.

¿Cuánto gana un empleado de una agencia inmobiliaria?

Hay muchos debates sobre cuál debería ser el salario del agente inmobiliario para que éste se sienta motivado a vender, sea más efectivo y le sea leal a la agencia inmobiliaria que contrata.

Este sueldo se basa en la cantidad base que acuerdan con la agencia que lo contratan, que se mantendrá estable mes a mes, más las comisiones que puedan obtener de las ventas realizadas, que en algunos meses podrían ser bajas, pero en otros podría aumentar ese salario de una forma cuantiosa.

Sucede que hoy en día dicho sueldo está muy mal planteado, y en vista de ello, según estudios,  el 70% de los mejores agentes inmobiliarios de cualquier país se encuentran trabajando de forma independiente.

Esto porque, los buenos agentes inmobiliarios que saben organizarse, armar un plan de negocios, gestionar sus propias estrategias de compra y venta, y tienen una gran visión a futuro, prefieren no trabajar en una agencia, o hacerlo por muy poco tiempo, y luego lanzarse al mundo del emprendimiento y crear su propia cartera de clientes, de los cuales pueda obtener la verdadera ganancia que le corresponde a su arduo trabajo y a sus conocimientos y experiencia profesional.

Sin embargo, siempre existe un grupo de agentes inmobiliarios que aún no tienen la experiencia para emprender, y prefieren formarse en una agencia que les brinda la oportunidad de aprender, trabajar en equipo y estar avalados por su nombre.

Así, un agente inmobiliario en España gana, hoy en día, y según un estudio realizado por la plataforma de empleos Indeed, una media de 28.000-35.000 euros al año. Aunque dicha cifra siempre varía dependiendo de la empresa para la cual trabaja, las condiciones de su contrato y la ciudad en la que vive, por mencionar algunos factores.

Como dijimos este sueldo está compuesto por un monto base y las comisiones ganadas en función a sus ventas del mes. Así, según los trabajadores del área, el sueldo fijo debería doblar el salario mínimo interprofesional, y en el caso de las comisiones, estas deberían pactarse con la agencia a un  50% del proceso de compraventa.

¿Cuánto se gana por comisión?

Como puede apreciarse, el factor de las comisiones es sumamente importante a la hora de calcular la rentabilidad de la profesión.

Los tipos de acuerdos más comunes en materia son:

  • Fijo + variable
  • Fijo + variable + comisiones
  • Fijo + comisiones
  • Todo variable
  • Todo comisiones.

Esto dependerá del arreglo al que se haya llegado con la agencia con la que se va a trabajar. Sin embargo, lo normal es que las comisiones asciendan hasta un 50% por cada contrato cerrado.

Un agente inmobiliario con una buena formación, un equipo de apoyo,  y dentro de una organización con una buena cartera de clientes, puede llegar a cerrar un promedio de 1 a 2 ventas cada mes, en base a lo cual es que tenemos que hacer un cálculo medio de lo que recibiremos en total al final de nuestra jornada mensual.

Tu salario también depende de cómo se perciba el negocio inmobiliario

Por mucho que hayas pactado unas buenas comisiones con tu agencia, esto dependerá de como se mueva el sector inmobiliario en tu país o zona y como de grande sea la empresa para la que trabajas.

Por ejemplo, hay meses en los que la actividad inmobiliaria puede sufrir bajas y se puede dificultar llegar a los resultados monetarios esperados, y esto debe ser un factor a considerar.

La rentabilidad no solo depende de lo que se gana

Con esto nos referimos a que aunque el salario percibido por sus funciones es bastante importante, no lo es todo para el agente que de verdad siente pasión por lo que hace.

Este también se sentirá exitoso al estar emprendiendo su propio negocio en el mundo de las bienes raíces y haciéndose un nombre en la industria, haciendo lo que de verdad le gusta, le apasiona y se siente un experto, Pero, igualmente, el agente inmobiliario que trabaje para una empresa, apreciará formar parte de un equipo que le permita aprender, formarse en el mundo real y el día a día de los negocios en materia y que pueda enriquecer sus conocimientos con el consejo y el trabajo en equipo de otros profesionales en su rubro.

En estos casos, el salario pasa a un segundo lugar y se mide la rentabilidad del trabajo en términos de desempeño, formación, emprendimiento y creación de una red de contactos.

Las empresas inmobiliarias y su oferta laboral

No podemos hablar de los salarios de los agentes inmobiliarios sin hablar del papel que tienen las agencias sobre él. Una buena empresa en el sector querrá establecer un sueldo atractivo y unas comisiones justas que estén acorde con el trabajo de sus empleados, y que los motive a fidelizarse y a dar lo mejor de sí en su jornada laboral. Esto, en vez de quererse aprovechar de lo difícil que pueda estar conseguir un puesto de trabajo en el sector, de lo difícil que pueda ser conseguir un buen contrato y de la situación económica del país, para establecer sueldos casi ridículos para lo que la profesión merece y que muchos profesionales se verán obligados a aceptar por la necesidad de un trabajo.

De hecho, también se suele encontrar algunas empresas en el mundillo que pretenden contratar a sus empleados bajo la forma de autónomo para no tener que pagarles un sueldo base mensual y no tener que ocuparse de la seguridad social y otros beneficios obligatorios que exige la ley, e incluso con comisiones muy por debajo de lo que debería, pero que quieren que este sea totalmente leal a la empresa.

Si una empresa quiere tener un buen equipo comercial, preparado y efectivo, que venda inmuebles todos los meses, y se sienta leal a la empresa, debe pagar lo que el profesional con tales características merece, y además hacer los aumentos pertinentes cada cierto tiempo. Y, por su parte, los agentes deben buscar exigir estas condiciones a sus empleadores.

Recuerda que, como empresa, mientras más inviertas en tu personal, mejores resultados obtendrás.

Los agentes inmobiliarios autónomos

Sucede que los agentes autónomos solo ganan dinero cuando cierran una venta, conocida como ”comisión”, la cual puede ser una cantidad fija por proyecto, o variar dependiendo de la  dificultad objetiva que pueda existir a la hora de llevar a cabo dicha operación; y la cual cobrarían solo al final del trámite y en forma total, sin tener que dividir las ganancias como si lo hacen las agencias.

Así, las ventajas de trabajar en esta modalidad son:

  • Puedes distribuir tu tiempo y tus tareas a tu gusto.
  • Logras hacer mejores conexiones en el área.
  • Tu carga de trabajo dependerá de ti, de tus prioridades y a que ritmo planeas avanzar en tu emprendimiento. Así que puedes cumplir con un horario de oficina, como no.
  • Tu decides donde trabajar, puedes alquilar tu propia oficina, trabajar desde un coworking, desde casa, etc.
  • Lo que ganas es solo para ti. Toda ganancia es tuya, para disponer de ella de la forma en la que quieras.
  • Tu sueldo, por fin, dependerá de tus habilidades para realizar las operaciones y no estará sujeto a los lineamientos de una empresa.

Sin embargo, se puede enfrentar con una serie de riesgos como:

  • No tienes un sueldo fijo, por lo que cuando no logras cerrar una operación, tienes pura pérdida.
  • Habrá ciertos periodos de incertidumbre en los que, por una u otra razón, no puedas alcanzar los resultados necesarios y se refleje en tu solvencia; como por ejemplo sucedió con muchos autónomos que no pudieron generar ganancias durante la época del covid.
  • Aunque no tengas que cumplir con un horario, si no estás muy bien organizado, tienes demasiado trabajo para ti solo o tus clientes tienen horarios muy variantes, podrías terminar trabajando jornadas muy largas.
  • Ya que todo depende de ti, debes ser muy proactivo, No puedes esperar a que los clientes lleguen solos hasta ti, debes salir a buscarlos y fidelizarlos. Igualmente, deberás luchar con la inmensa presencia de las compañías de renombre que tienen una alta reputación en el mercado y que tienen grandes estrategias de marketing.