Cámaras de videovigilancia: productos que siguen siendo sinónimos de seguridad para un negocio

Cámaras de videovigilancia: productos que siguen siendo sinónimos de seguridad para un negocio

23 agosto, 2021

Es normal que, cuando decidimos dar el gran paso de abrir un negocio, tengamos muchos miedos en el cuerpo. Es evidente que deseamos que todo salga bien y que la actividad a la que vamos a dedicar nuestros próximos años nos sea rentable. Pero para ello debemos tener en cuenta un gran abanico de cosas. Además de una buena idea, es imprescindible que nunca se nos olvide una de las cuestiones clave en cualquier tipo de negocio e incluso en cualquier domicilio particular: la seguridad. Sin ella, nuestras opciones de éxito se rebajan de una manera sustancial.

A nadie le sorprenderá que hablemos de que son bastante comunes los robos y hurtos que se generan en un local comercial situado en alguno de nuestros pueblos y ciudades. Y ojo, que son comunes tanto en momentos en los que el local permanece cerrado como cuando el mismo se encuentra en su horario de apertura habitual. Parece como si a esas personas que se dedican a cometer este tipo de ilegalidades les diera completamente igual que alguien las pudiera ver mientras cometen el delito. No nos extraña en absoluto, por tanto, que los dueños y dueñas de negocios hayan manifestado de manera reiterada su preocupación al respecto.

Fijaos en una de las noticias que os vamos a compartir a continuación y que es propiedad de la agencia de noticias Europa Press. Asegura que los robos en locales comerciales en la ciudad de Barcelona aumentaron un 80,7% entre los años 2016 y 2019. Se trata de un dato realmente espectacular y que desde luego genera muchas inseguridades entre aquellas personas que tratan, a través de su sudor y su esfuerzo, de ganarse la vida sin hacerle daño a nadie. Es necesario, por ende, que esas personas obtengan la protección necesaria para su negocio.

El portal web Statista, por su parte, indicaba en uno de sus estudios el número total de hurtos en tiendas que se habían denunciado en España entre los años 2010 y 2018. En ese último año, la cifra se quedó al borde de las 32.000 denuncias, convirtiendo al 2018 en el segundo año de ese periodo que menos denuncias obtuvo. Este dato tiene dos lecturas: una, que el número de denuncias es tremendo, muy elevado. Y dos, que parece que los dueños de los establecimientos, eso sí, están encontrando la manera de ponerle freno. ¿Y cómo lo están haciendo? A través de la instalación de cámaras de seguridad.

Es cierto que nos encontramos en el año 2021 y que la sociedad ha cambiado de una manera tremenda en muy poco tiempo, pero hay cosas que siguen funcionando igual de bien que hace algunas décadas. Una de ellas es la que consiste en evitar que se produzcan robos y hurtos en nuestra tienda a través de la instalación de una cámara de videovigilancia. En este tipo de elementos sigue confiando la inmensa mayoría de los emprendedores de nuestro país. Es algo que nos han confirmado en una charla reciente los profesionales de FGL Sistemas de Control.

Una necesidad que seguirá estando ahí 

Una cosa que también tienen clara los hosteleros de España es que va a seguir siendo necesario apostar por la videovigilancia para evitar hurtos y robos. Por desgracia, este tipo de situaciones es bastante más habitual en nuestro país que en alguno, por no decir que en muchos, de nuestros socios europeos. Ha sido así prácticamente desde que tenemos uso de razón y eso es lo que obliga a los propietarios de locales comerciales a apostar por la mayor de las seguridades. Eso se terminará traduciendo en seguridad económica para la empresa.

Es evidente que hay otro tipo de entornos en los que las cámaras de vigilancia son necesarias. Y es que también hay cada vez más hurtos y robos en viviendas particulares. No es para menos, porque también sigue siendo muy elevado el número de hurtos y robos que se producen en este tipo de edificios. A las personas que roban les da igual dónde esté el dinero o las cosas de valor. No dudarán en asaltar el edificio en el que se encuentren. Y ante un problema de este calado hay que estar bien preparados.

La seguridad es una de las facetas más importantes en la vida y hay que hacer todo lo que esté en nuestras manos para potenciarla. A fin de cumplir con este propósito, la mayoría de la gente sigue confiando en elementos como las cámaras de seguridad y de vigilancia. Y es que no es para menos. No hay nada que garantice una mayor seguridad y que suscite al mismo tiempo más inseguridad en el malhechor que un producto como este. Beneficiarse de todas sus ventajas es una necesidad en la actualidad y una necesidad que seguirá estando ahí por mucho que pasen los años.