¿Cómo comenzar tu propia empresa de transporte?

¿Cómo comenzar tu propia empresa de transporte?

Las empresas de transporte de mercancías por carretera pueden convertirse en la mejor de las inversiones de negocio, debido a su alta demanda de servicios; siempre y cuando se sigan los pasos adecuados para su creación y se cumpla con todos los requisitos exigidos por la ley reguladora del proceso.

Por eso, antes de iniciar tu proyecto, es importante que conozcas cuáles son los requisitos para crear una empresa de transporte, de forma que puedas evitar posibles imprevistos durante el transcurso de la actividad.

Lo primero es aclarar que no todo el mundo puede ser gerente de este tipo de compañías. Son necesarios unos permisos específicos y el cumplimiento de una serie de requisitos en cuanto a plantilla, condiciones de los vehículos, contrataciones, etc. No importa si la actividad se va a desarrollar a nivel nacional o internacional, las exigencias legales y administrativas son un paso obligatorio antes de poner en marcha la empresa.

Y es que debemos de entender que una empresa de transporte, también considerada como empresa logística, es una compañía que almacena y entrega los productos de otras empresas al resto de particulares y empresas, para lo cual necesita ciertos permisos específicos.

Además, existen distintas posibilidades en función de los objetivos empresariales, de forma que se puedan orientar los servicios prestados de uno u otro modo. Así, la empresa puede decidir enfocarse en la importación y exportación de productos dentro del país, en el transporte terrestre dentro de la Unión Europea, mensajería, o cualquier otra modalidad que prefiera.

Quizás el problema principal al que se enfrenta una persona que desea emprender un negocio en este sector, es contar con el capital necesario para realizar la inversión inicial. Por esto, en la mayoría de ocasiones se hace necesario disponer de financiación y capital extra para poder mantener el negocio, y un buen plan de financiación se hace más que imprescindible si se quiere sobrevivir a los primeros años y los posibles golpes que pueda asestar el comportamiento impredecible del mercado.

Por estas razones y otras más, si el transporte profesional se ha convertido en tu proyecto de vida, debes seguir al pie de la letra la información a continuación, en la que, con la ayuda de nuestros amigos de Transportes Internacionales te contamos los pasos para sacar tu compañía adelante.

¿Cómo iniciar un negocio de transporte?

  1. Elegir el tipo de transporte

Lo primero que hay que pensar es el tipo de transporte en el que se quiere especializar: cargas pesadas, de personas, con vehículos ligeros, de alimentos…

  1. Marcar el modelo de negocio

Esto se refiere, a por ejemplo, las rutas que abarcará el plan de transporte de la compañía. Para ello, es necesario realizar un análisis previo de la competencia y de los potenciales clientes.

  1. Adquirir los medios

Evidentemente, antes de comenzar la actividad mercantil propiamente dicha es imprescindible adquirir los materiales necesarios, en este caso el equipo de transporte. Por eso, se debe estimar cuántos son necesarios para cubrir el negocio, si serán nuevos o de segunda mano, y los costes que generan.

Esta decisión de comprar o alquilar los vehículos y cuántos serán depende del empresario, en función de su estrategia de negocio y músculo financiero, siendo cada caso diferentes.

Así, si se decide comprar los vehículos, tras un anticipo y el pago del resto con el préstamos, los vehículos pasarán a formar parte de la propiedad de la empresa. Mientras que, la opción del alquiler puede ser una operación más compleja, aunque más asequible económicamente, ya que tan solo será necesario pagar una tarifa mensual por el uso del equipo.

  1. Conseguir los primeros clientes

Esta es quizá la parte más difícil de sacar un negocio adelante, pues darse a conocer y construir una cartera de clientes supone sus obstáculos. Pero, por ejemplo, existen empresas especializadas en poner en contacto transportistas y empresas que deseen enviar cargas, asegurando la cobertura del proceso y ofreciendo mayores garantías a ambas partes.

  1. Realiza una estimación de gastos

La oferta que presente una empresa de transporte debe ser por un lado, lo suficientemente baja como para mantenerse de forma competitiva en el mercado, pero lo suficientemente alta como para ser rentable.

Así, la única forma de lograr ese equilibrio es analizar previamente cuáles van a ser los gastos: mantenimiento, reparaciones, pagos, combustible y el salario de los trabajadores. Por lo que, como dijimos anteriormente, se debe realizar un plan de inversión inicial que detalla con exactitud todos y cada uno de los costes de la puesta en marcha del negocio, para que después no existan imprevistos. Además de, por supuesto, evaluar los precios de la competencia, para lograr una oferta atractiva que haga que tu empresa destaque.

Requisitos para crear una empresa de transportes

Entre los requisitos legales para la creación de nuestra compañía están el de conseguir la autorización administrativa de transporte público de mercancías denominada “Autorización Pública de Mercancías“, y mejor conocida como ‘tarjeta‘, la cual es indispensable para poner en marcha nuestra actividad comercial.  Esto porque la misma representa la habilitación necesaria para el desarrollo de la actividad. Para su obtención, necesitamos:

  • Tener nacionalidad española o de cualquiera de los Estados de la Unión Europea. En el caso de los ciudadanos que no son españoles ni miembros de un Estado de la UE, estos podrán acceder a crear una empresa de transporte solo si existe algún convenio internacional firmado por España que les exima de este requisito.
  • Estar en posesión del Certificado de Aptitud Profesional. Este es un documento válido en toda la Unión Europea que acredita que un conductor ha superado con éxito todos los cursos y exámenes obligatorios para la cualificación inicial como conductor profesional.
  • Capacidad económica certificada.Para montar una empresa de transporte, como cualquier otro tipo de negocio, es necesario disponer del capital requerido. En caso de ser persona jurídica, se exige capital desembolsado y reservas de por lo menos 9.000€ para la utilización de un vehículo y 5.000€ más por cada vehículo que se añada.
  • También es necesario presentar una declaración de no contar con ninguna condena por penas relacionadas con las multas e infracciones de tráfico graves, así como accidentes. Tampoco puede haber ningún tipo de incumplimiento grave y reiterado relacionado con normativas laborales, fiscales, de seguridad vial, medio ambiente o de Seguridad Social.

Obligaciones fiscales y laborales cumplidas

Además, un requisito importante es contar con la disposición mínima de vehículos y conductores. Esto quiere decir que es necesario contar con al menos 3 vehículos en propiedad, usufructo, arrendamiento financiero o alguna modalidad similar.

Asimismo, estos vehículos no deben superar los 5 meses de antigüedad desde la primera matriculación y se exige que sumen un total de 60 toneladas de carga útil. En el caso de las cabezas de tractora, se utilizan los datos de la masa máxima remolcable para la suma, con un máximo de 25 toneladas de carga útil por cada cabeza de tractora. Además de una declaración jurada para el requisito de dirección, una firma electrónica y el equipamiento informático.

¿Autónomo o empresa?

Por supuesto, no es lo mismo constituir la compañía de transporte como empresario individual que como sociedad, ni se solicitan los mismos requisitos. Las especificaciones varían dependiendo si se elige una u otra forma. Por ejemplo, la forma de demostrar la posesión de los 9.000 euros requeridos para la fundación de la empresa.

Asimismo, para personas físicas se exige la acreditación de capacidad económica de 60.000€ y los documentos que lo acrediten. Mientras que para las sociedades, los importes justificados de capacidad económica son el resultado de la suma de las cuentas de capital social y reservas, con los documentos acreditativos como una copia compulsada del balance, parte de la declaración del último ejercicio del Impuesto de Sociedades.

Trámites administrativos y costes

Por último, pero no menos importante, quedan los trámites administrativos correspondientes a Hacienda, el Registro Mercantil, Notaria, etc.

No nos debemos olvidar que dependiendo de la naturaleza de nuestra empresa, como por ejemplo, el tipo de mercancía, incluyendo mercancías peligrosas, residuos, viajeros, animales vivos, etc., esta debe cumplir una serie de normativas específicas, así como la complementación de las horas de trabajo máximas. En cualquier caso, todas esas cuestiones son abordadas en el curso para la acreditación del CAP que debe hacerse.

¿Es rentable una empresa de transporte?

Por último, debemos recomendarte evaluar la rentabilidad de tu proyecto antes de iniciar todo este largo proceso. Para esto, lo primero que debes tener en mente es que crear una empresa de transporte, como la mayoría de los emprendimientos, es una inversión a largo plazo. De modo que si tu objetivo consiste en obtener ganancias rápidas y sin esfuerzo, este tipo de negocio no sería el más adecuado para ti.

Sin embargo, si estás dispuesto a trabajar paciente, tendrás a tu disposición todas las herramientas que te ofrece la internet y las posibilidades de compra online. Y es que gracias a ellas el sector logístico y de transporte ha experimentado un auge más que considerable, en especial en épocas en las que la demanda de productos aumenta exponencialmente.