Consejos para elegir sistemas de riego

Consejos para elegir sistemas de riego

4 octubre, 2018

Si has tomado la decisión sobre los cultivos que deben trabajarse y dónde, muchas veces queda optar por el sistema de riego que sea el que tendrá que proporcionar el agua que necesita la cosecha. Aunque hay varios sistemas, hay que tener claro que todos buscan distribuir el agua y poder nutrir a las plantas. Vamos a hablar de algunas buenas prácticas, donde habrá que manejar bien el agua, suelo y cultivo para que perduren tanto en cantidad como en calidad.

Los cultivos deben planearse teniendo e cuenta el cuidado del agua y especialmente teniendo cuidado en que no se desperdicie el líquido elemento. Hay que conocer nuestro suelo y la relación con el agua, donde factores como la velocidad de infiltración o la capacidad son fundamentales. Por último, debemos saber la calidad del agua de riego, donde los contaminantes o la salinidad son importantes.

Cuando se riega deben seguirse un proceso a la hora de ir tomando las decisiones. Lo importante es estar seguros de que aplicamos una cantidad en cuanto al agua que sea lo más justa para que se puedan cubrir las necesidades del cultivo en función de las limitaciones que establece la instalación del riego con la selección de un buen sistema.

En cuanto damos la importancia que merece a las buenas prácticas en el riego, hay que pensar en el mejor sistema que se adapte a las condiciones existentes en nuestro cultivo.

¿Cuáles son los puntos fundamentales para elegir el sistema?

Hay varios tipos, caso de los planos, semiplanos e incluso con gran pendiente. La topografía del terreno os va a indicar el sistema que puede permitir una distribución ideal del agua. Existe una necesidad de agua para el cultivo, pues las raíces de las plantas toman agua para crecer y sobrevivir.

Mucha de esta agua se va escapando mediante vapor por las hojas de las plantas mediante la transpiración. Desde la superficie abierta de agua, podemos encontrar tanto en la tierra como en las hojas, que el agua se va escapando por la evaporación.

La necesidad existente de agua de un cultivo la conocemos como “evapotranspiración”, que es la suma de evaporación y transpiración. Esta agua en los cultivos y su pérdida es fundamental cuando queremos conseguir cultivos que tengan buena calidad.

Cuando se habla de la eficiencia de riego, nos referimos a la relación de agua que se usa de forma benéfica en los cultivos y el agua total que se usa en el propio riego.

Lo que hace en cada caso, es absorber el agua un tipo de materiales, minerales, sales patógenas y biocidas por el camino. Todo depende de la capacidad de trabajo con cada tipo de agua de cada sistema de riego. Existen casos donde la eficiencia del sistema baja y en otros incluso llegar a ir taponando orificios.

Lo que se ha demostrado es que la utilización racional del riego hace posible ir alcanzando un elevado nivel de rendimiento en el cultivo para poder obtener unos estándares para la correcta administración que debe tener el agua.

Deben analizarse todos estos factores que intervienen para desarrollar nuestros cultivos y seleccionar el sistema de riego más adecuado que pueda satisfacer las necesidades de nuestra cosecha.

Todo esto hace que tengamos que tener muy en cuenta la empresa que nos suministre los tubos para el riego. Reboca.com tiene años de experiencia con sus tubos de polietileno, que da un rendimiento excepcional.

El polietileno es el material plástico que más se usa en el mundo, por su económico precio. Este es un producto plástico, incoloro y flexible que es obtenido con la polimerización del gas etileno.

Las ventajas que tiene frente a los otros materiales existentes son las siguientes:

Gran durabilidad, del orden de unos 50 años, sin necesidad de mantenimiento, siendo bastante ligeras.

Magnífico aislante térmico, evitando que el agua pueda helarse. Si ocurre eso, las paredes flexibles se puedan expandir y retornar a su lugar en cuanto el agua retorne a su estado líquido. Resisten también a los agentes químicos y son insípidos sin ser tóxicos.

Como ves, toda una garantía para un buen riego y esto hace que se haya ido imponiendo cuando lo que se busca es óptimos resultados con el menor coste posible.