Sistemas de Gestión de Calidad para Empresas

Sistemas de Gestión de Calidad para Empresas

14 septiembre, 2018

Las normas ISO 9000 son un conjunto de normas sobre calidad y gestión de calidad, establecidas por la Organización Internacional de Normalización (ISO), que se pueden aplicar en cualquier tipo de organización o actividad orientada a la producción de bienes o servicios, y recogen tanto el contenido mínimo como las guías y herramientas específicas de implantación como los métodos de auditoría. ISO 9000 especifica la manera en que una organización efectúa sus estándares de calidad.

Principios de la norma ISO 9000

  1. Enfoque al cliente
  2. Liderazgo
  3. Participación del personal
  4. Enfoque basado en procesos
  5. Mejora continua
  6. Enfoque de sistemas para la gestión
  7. Enfoque basado en hechos para la toma de decisiones
  8. Relaciones mutuamente beneficiosas con proveedores

Algunas ventajas de su aplicación

  1. Estandarizar las actividades del personal que trabaja dentro de la organización por medio de la documentación.
  2. Incrementar la satisfacción del cliente al asegurar la calidad de productos y servicios de manera consistente, dada la estandarización de los procedimientos y actividades.
  3. Medir y monitorear el desempeño de los procesos.
  4. Incrementar la eficacia y/o eficiencia de la organización en el logro de sus objetivos.
  5. Mejorar continuamente en los procesos, productos, eficacia, entre otros.
  6. Reducir las incidencias negativas de producción o prestación de servicios.
  7. Mantener la calidad

La norma ISO 9001:2015

La principal norma de la familia es la ISO 9001:2015: Sistemas de Gestión de la Calidad, y es la única que se puede certificar.

La norma ISO 9001 ayuda a realizar la mejora de los Sistemas de Gestión de la Calidad además de los procesos organizativos con los que cuenta la organización, incrementado la calidad de los productos y los servicios, además de cumplir con las exigencias comerciales y sociales de los clientes y de las personas interesadas. Aun siendo una norma voluntaria, las organizaciones que optan por la ISO 9001 pueden compararse con las demás por que aumentan los niveles de confianza de los clientes.

Ciertas  entidades, vigiladas por organismos nacionales que regulan su actividad, se encargarán de verificar que se cumplen los requisitos de la norma, emitiendo un certificado de conformidad.

Será la propia organización la que determine el alcance de la certificación, así como los procesos o áreas, seleccionar un registro, someterse a la auditoría y posteriormente, someterse a una inspección anual a fin de conservarla.

Los requisitos de la norma son aplicables a cualquier empresa, independientemente de su tamaño, actividad, clientes, planificación, tipo y estilo de liderazgo, etc. Así, la norma, establece el “qué”, pero no el “cómo”.

La implementación de la norma obliga a la organización a aplicar criterios específicos, a través del SGC, a las actividades propias de la empresa, construyendo así, su Sistema de Gestión de la Calidad.

En el caso de no pasar con éxito la auditoría, la organización tiene un plazo para adoptar medidas correctivas, sin perder la vigencia de la certificación o la continuidad en el proceso de certificación (dependiendo de que ya hubiera o no obtenido la certificación).

La implantación de un SGC, como la norma ISO 9001:20015, no siempre resulta fácil para las empresas, ya que la situación inicial de muchas de éstas, dificulta la consecución de los objetivos marcados o la implantación de la norma. Para ayudar a las empresas en este proceso, Quattro ha desarrollado q-bo.org, un software de gestión, válido para toda organización, independientemente de su ámbito de actuación.

¿Qué implica la implementación de un sistema de gestión de calidad?

  1. Entender y conocer los requerimientos normativos y cómo los mismos alcanzan a la actividad de la empresa.
  2. Analizar la situación de la organización, dónde está y a dónde debe llegar.
  3. Construir desde cada acción puntual un Sistema de Gestión de la Calidad.
  4. Documentar los procesos que sean requeridos por la norma, así como aquellas que la actividad propia de la empresa requiera.
  5. La norma solicita que se documenten procedimientos vinculados a: gestión y control escrito, registros de la calidad, auditorías internas, producto no conforme, acciones correctivas y acciones preventivas.
  6. Detectar las necesidades de capacitación propias de la empresa.
  7. Durante la ejecución del proyecto será necesario capacitar al personal en lo referido a la política de calidad, aspectos relativos a la gestión de la calidad que los asista a comprender el aporte o incidencia de su actividad al producto o servicio brindado por la empresa (a fin de generar compromiso y conciencia), proporcionando herramientas de auditoría interna para aquellas personas que se desempeñen en esa posición.
  8. Realizar Auditorías Internas.
  9. Utilizar el Sistema de Calidad (SGC), registrar su uso y mejorarlo durante varios meses.
  10. Solicitar la Auditoría de Certificación.