Un control de plagas para tu local comercial

Un control de plagas para tu local comercial

13 mayo, 2017

En un local comercial son innumerables los imprevistos que pueden surgir y que pueden ocasionar un severo perjuicio a nuestro negocio. Desde problemas como goteras hasta el de las grietas, que eleva hasta la categoría de horror nuestros pensamientos. Sin embargo, pocas cosas hay que den una peor imagen a ese local comercial como la presencia de insectos y plagas que hagan del lugar un sitio insalubre y en absoluto recomendable.

Hay que huir encarecidamente de ese tipo de problemas porque no solo dañan la imagen del negocio, sino que pueden suponer su final. Las autoridades sanitarias están muy pendientes de este tipo de cuestiones y una inspección en nuestro local justo en el momento en el que una plaga asola su interior supone nuestro fin de manera absolutamente segura. Además, si las consecuencias son ‘solo’ esas podríamos darnos por satisfechos. Los clientes podrían incluso denunciarnos. Y llevarían las de ganar.

Pero no nos pongamos dramáticos. Existe alguna solución para evitar que se produzca una situación como tal. La lucha contra las plagas de insectos tiene armas y conocerlas es imprescindible para poder exterminarlas. Mi caso particular es buen ejemplo de ello. El año pasado una plaga de cucarachas se apoderó de buena parte de mi negocio y temí que eso pudiera significar un amplio abanico de problemas y denuncias.

El negocio, un pequeño supermercado de la ciudad de Almería, era además muy sensible a este tipo de situación. En cuanto comencé a ver cucarachas en el local me vi obligado a tener que tirar buena parte de la comida que ofertaba. El problema lo estaba siendo en todos los sentidos: amenazaba con amargarme la vida si aparecía una inspección de sanidad por sorpresa y, además, estaba haciendo mella en mi economía porque tenía que comprar género más a menudo como consecuencia de la insalubridad de los productos al entrar en contacto con dichos insectos.

Tenía que mover ficha. No podía permitir que las cosas siguieran siendo así y por eso decidí acudir en busca de ayuda a expertos en el control de plagas. Existe una empresa en la provincia de Almería, ControlPlag, que estaba convencido de que podía acabar con el problemón. No me iba a faltar razón.

Profesionales entregados y con conocimiento en la materia

En ControlPlag pude encontrar a unos trabajadores que cumplen a la perfección con las dos normas que siempre he pensado que deben tener los profesionales: conocer todos los entresijos de su trabajo y ser metódicos y exigentes consigo mismos. Gracias a ello pude comenzar a ver la luz al final del túnel y obtener la mejor solución para liberar de bichos indeseados mi supermercado.

Dicha solución consistía en utilizar un gel especial que eliminara a todas las cucarachas del lugar y que previniera su vuelta posterior. Previamente desde ControlPlag habían visitado mis instalaciones y estudiado el problema, por lo que la utilización de aquel gel se basaba en evidencias reales de lo que sucedía en mi establecimiento. Confiaba plenamente en aquel producto y lo cierto es que vería recompensada esa confianza.

Una vez con aquel gel antiplagas en mi poder la vida iba a resultar mucho más sencilla. Empecé a comprobar más pronto que tarde los resultados: no había vuelto a saber nada de ningún insecto indeseable en mi local y por tanto la normalidad, esa situación que no valoramos cuando poseemos, acababa de regresar a mi negocio. Una estabilidad que suele reportarnos beneficios.

No he tenido que volver a preocuparme por algo similar desde aquel momento. Además, detectar el problema a tiempo impidió que se extendiera sobre mi negocio una imagen negativa, lo que me ha permitido mantener a mi clientela con relativa comodidad. El momento profesional que vivo en la actualidad es bueno y mucha parte de culpa la tiene ControlPlag. Mi ángel de la guarda.