El coche, fundamental para tu equipo de comerciales

El coche, fundamental para tu equipo de comerciales

20 noviembre, 2018

Seguro que una buena parte de las estrategias que alguna vez habéis pensado para vuestro negocio ha necesitado de la ayuda de un equipo de comerciales que reúna las condiciones necesarias para que salga adelante un proyecto. No cabe duda de que disponer de un equipo de semejantes condiciones es de una importancia tremenda a la hora de tratar de expandir por todos los medios la actividad a la que nos dedicamos. Para las grandes empresas, sobre todo, esta es una labor fundamental.

Pero también lo es para todas esas empresas que quizá no cuenten con grandes instalaciones ni personal. Es probable que incluso vosotros, los responsables de vuestros propios negocios, hagáis la tarea o tareas propias de un comercial. A fin de cuentas no hay una persona que sepa más del modelo de negocio de una empresa que su propio jefe o director. Es precisamente por eso por lo que el mejor comercial puedes ser tú mismo, si bien no hay que escatimar a la hora de obtener ayuda para esta labor.

El diario El Confidencial publicó un artículo en el que hacía especial incidencia en que la labor de comercial era el trabajo más demandado y con más salidas, pero que era al mismo tiempo uno de los trabajos que nadie quería. Y lo cierto es que existe una explicación al respecto: ser comercial es muy duro e implica un desgaste mental e incluso físico que otras profesiones no conocen. Y esa es una barrera demasiado grande para un gran abanico de personas, que desean algo más cómodo.

Las grandes empresas, por lo general, disponen de un equipo de comerciales bastante importante y que puede llegar a una gran cantidad de lugares y clientes. Pero claro, para tener este equipo es necesario que primero haya alguien con la capacidad suficiente como para gestionar y organizar a todas esas personas. La página web Infoautónomos publicó un reportaje en el que hizo una recopilación más de una decena de pasos para gestionar de manera correcta este tipo de equipos. Entre ellos, el de no escatimar tiempo y recursos para la formación es digno de tener en cuenta.

Cuando todo depende del lugar en el que nos movemos

Es evidente que los comerciales de pueden encontrar con muchos problemas a la hora de desempeñar su trabajo. La geografía es el primero de ellos y el que más tiempo puede llegar a quitarles. No es lo mismo moverse en Madrid, una región en la que nos podemos mover fácilmente de un sitio a otro puesto que las distancias son pequeñas y el transporte público llega prácticamente a todos los sitios, que hacerlo por Castilla y León, una comunidad en la que las distancias lo son absolutamente todo.

Las empresas del noroeste peninsular que dispongan de un equipo de comerciales saben de primera mano la importancia que tiene asegurar la movilidad de sus equipos comerciales. Dichos profesionales se tienen que mover entre lugares como León, A Coruña, Santiago, Ferrol, Santander u Oviedo, ciudades que no distan entre unas y otras en demasiados kilómetros pero que requieren disponer de un vehículo para cubrir trayectos y aprovechar el tiempo de una manera eficaz. Los profesionales de Car Rent Milladoiro, que trabajan bastante con esta clase de empresas, han destacado que en los últimos años ha crecido la confianza de estas empresas por el alquiler de vehículos en lugar de por la compra de los mismos.

Y es que un coche es fundamental. Diríamos que también lo es para moverse por un lugar como Madrid, en el que las distancias son, como decíamos antes, más reducidas. La verdad es que muchas empresas se han dado cuenta de ello y ya se dedican, en todas ellas, partidas presupuestarias para tratar de disponer de este tipo de vehículos. Unas partidas que, por cierto, cada día son mayores.

La labor de un comercial es dura y a menudo no es valorada como realmente debería. Buena parte de los clientes de los que dispone una empresa lo son como consecuencia de haber tratado con uno de esos profesionales. Y eso tiene un valor incalculable. Los beneficios de la entidad sin lo que aportan los comerciales serían bastante más pequeños. En algunos casos, las empresas deben su subsistencia a ellos.