Invertir en uva es un negocio rentable

Invertir en uva es un negocio rentable

La uva sigue siendo un negocio rentable. Los datos así lo dicen. España exporta más vino que nadie pero la mayoría es producto a granel y barato. Pero se tiene que ver como algo positivo. La industria del vino en España mueve más de 6.500 millones de euros al año, el 0,5% del PIB nacional, emplea en momentos álgidos de la temporada, como en estas fechas, a cientos de miles de personas –se calcula que hay más de 100.000 viticultores y 4.100 bodegas-, y produce unas 17.000 referencias de vinos diferentes. España, tercer productor mundial tras Italia y Francia, se convirtió en 2017 en el mayor exportador de vino del planeta con 22,8 millones de hectolitros por los 21 de Italia y los 15 de Francia.

Por este motivo hacemos una visita a Plantvid, donde nos van a hacer una visita por las principales uvas y las que pueden ser más rentables gracias a su página web. “Nuestra intención es hacer de esta página una obra diferente; que permita al aprendiz en vides iniciarse en la viticultura y al experto viticultor, al mismo tiempo le sirva de referencia sobre dudas que tenga en cuanto a variedades de vid, enfermedades de la viña, etc”, aseguran.

Si quieres invertir en uva, estas son las variedades más rentables y destacadas.

Cabernet Sauvignon

Tiene varias denominaciones: Vidure, Petit Vidure, Bouchet. Su origen es francés (Burdeos), se difunde por las zonas templadas y calientes de todo el mundo. Tiene un racimo medio-pequeño, bastante compacto de grano medio, esferoidal y de sabor ligeramente herbáceo. Variedad bastante vigorosa y de brotación medio-tardía. Se adapta a climas templados y mejor en las zonas secas o bien ventiladas. No acepta suelos excesivamente fértiles y húmedos, que inducen a un gran vigor y dificultades de lignificación. De brotación de tardía (5-7 días después de tempranillo) le permite escapar de heladas primaverales. Muy sensible al oidio y la excoriosis, bastante resistente a la podredumbre gris.

Produce un vino muy coloreado, tánico, hasta el punto de ser muy recio el primer año siguiente a su vendimia, por su aspereza. Con envejecimiento se obtiene una notable fineza. Vinificado con otras variedades mejora notablemente las características organolépticas.

Petit Verdot

Los racimos son compactos y de bayas pequeñas, redondas y de color azul muy oscuro, casi violeta. Da aromas especiados muy intensos, notas de plátano y mina de lápiz. Se utilizaba principalmente con otras variedades (usando sólo un 10% de la Petit Verdot), para aportar aroma, color, acidez, graduación alcohólica y elegancia al conjunto, aunque cada vez es más común encontrar monovarietales de ella.

 

Esta exótica variedad tinta foránea, procedente de Francia, donde se cultiva principalmente en la región de Burdeos (donde la climatología más calurosa permite su cultivo), se ha aclimatado muy bien a zonas de cálidas de nuestro país. Incluso, hay quien asegura que la calidad que adquiere esta casta en España es mucho mejor que la que consigue en su país de origen, donde solo en añadas muy calurosas desarrolla todo su potencial. En España la encontramos en Andalucía, Castilla y León, Extremadura, Murcia y Comunidad Valenciana.

Syrah

Tiene varias denominaciones: Syra, Syrach, Petit Sira… Originaria de Irán. Actualmente se cultiva en muchos países. La cepa de esta variedad es vigorosa y muy productiva, proviniendo de material de selección clonal. Desborre tardío, maduración en segunda época, conducida en poda corta. Sensible a Botrytis, clorosis y acariosis. No tolera la sequía, exigiendo aportes regulares de agua.

El vino tiene cuerpo, ricos en color, con un bouquet complejo, con base afrutada y floral (violeta, frambuesa, especias). Si el clima es más cálido puede desarrollar zarzamora, grosella negra, humo, regaliz. Es ideal para vinos de corte y puros. Da vinos de elevada graduación (11º-14º)  con mucho perfume, con lo que la rentabilidad puede ser muy alta

Un ejemplo lo tenemos aquí. Es preciso seguir apostando por la diversificación en el área vitivinícola de MontillaMoriles, introduciendo productos de calidad que supongan alternativas a la comercialización. El precio de la uva tinta, según el avance de liquidación correspondiente a la campaña 2005-2006, se sitúa entre 0,35 y 0,41 euros, dependiendo de la variedad vitícola y del rendimiento de la misma.

Ya has comprobado que el negocio de la uva y el vino es rentable. Por eso animamos a los viticultores a mantener sus explotaciones y a modernizarlas para mejorar su rentabilidad. En este sentido, la opción de vender la mitad de sus vinos fuera de la denominación de origen y una cuarta parte de su producción en el extranjero. Con estos datos, auguramos un buen futuro del sector en términos positivos y animamos a los agricultores a mantener las viñas y a mejorar la productividad del marco vitivinícola.