Masajes: afronta el trabajo de otra manera

Masajes: afronta el trabajo de otra manera

27 junio, 2017

El estrés, el gran número de preocupaciones y el poco tiempo libre caracterizan a día de hoy la vida del empresario en España. Dirigir un negocio en nuestro país es un asunto difícil. Es necesario cuidar toda una larga lista de detalles que en muchas ocasiones es prácticamente imposible hacer solo. Por desgracia, si el negocio que se dirige es pequeño y no cuenta con un presupuesto demasiado grande, contratar a alguien para que eche una mano en su gestión o administración es una utopía.

No obstante, también resulta imprescindible relajarse. A veces es necesario parar para coger impulso y saber eso es importante para quien se encarga de organizar y gestionar una empresa. Y es que mantener la mente en blanco por unos minutos u horas también ayuda en el plano físico. Si, además, lo complementamos con algún masaje relajante, nuestra energía se verá recargada hasta el cien por cien.

En la actualidad soy el regente de un negocio dedicado a la venta de ropa al por mayor en la provincia de Barcelona. Por suerte, tengo una cartera de clientes bastante importante, lo cual me hace ganar algún dinero sin necesidad de llamar a eso ‘fortuna’. ¿Qué implica proveer de género a tanta gente? Que continuamente tengo que estar de viaje y soportar todo el estrés que implica el tener que estar puntual en un lugar. Sin mencionar lo verdaderamente agotador que implica estar en carretera cerca de una ciudad como Barcelona.

Así estoy durante seis días a la semana. Esta situación es agotadora y, por tanto, hace unos cuantos meses comencé a pensar en ponerle alguna solución o tratar de combatirla de alguna manera. Resultaba imposible contratar a otra persona para que me ayudara con el trabajo. El presupuesto con el que cuento no está mal pero no puede acometer el pago de un salario más, por lo que yo mismo tendría que seguir acaparando todo el trabajo. La solución para aliviar mi estrés, en definitiva, tenía que ser otra.

¿Por qué no un masaje?

Decidí comentarle todo eso a mi psicólogo, al que suelo visitar con periodicidad. Él me recomendó que buscara actividades que me hicieran olvidar por completo, durante al menos unas horas, todo aquello que sufría mientras me encontraba trabajando. Su recomendación concreta fue que acudiera a un lugar llamado Evasiom Spa, en el que podría recibir uno de los mejores masajes de toda la ciudad de Barcelona.

No seguí su decisión en primera instancia. Decidí, en cambio, visitar la página web de aquel lugar para informarme del tipo de masajes que ofertaban, su duración y el tiempo estimado de cada uno de ellos. La verdad es que me convencían las condiciones que se proponían desde la Dirección de aquel lugar. Comencé a plantearme la posibilidad de acudir. ¿Por qué no? Sestaba seguro de que me ayudaría a combatir mi situación personal.

Fui a Evasiom Spa y no me arrepiento en absoluto de haberlo hecho. Solicité un masaje llamado Body Scrub, cuyas características principales eran la hidratación de la piel en todo el cuerpo y una purificación. Ideal para relajarse y olvidarse de todo. El precio no era demasiado alto y la verdad es que el masaje cumplía su cometido con creces, porque salí de aquel lugar con la sensación de estar flotando en una nube.

Los días posteriores al masaje fueron muy buenos. No me sentía tan agobiado como acostumbraba y eso me permitía hacer mi trabajo con otras sensaciones, mucho más placenteras y no tan incómodas como de costumbre. La valoración general de aquella experiencia fue muy buena y por eso me animé a repetir, con idéntico resultado. Había conseguido encontrar una actividad que me relajaba, que me alejaba de todos los problemas y que me ayudaba a afrontarlos de otra manera una vez llegado el momento. Mi vida, por fin, estaba cambiando.