El sueño cumplido de tener mi propia tienda

El sueño cumplido de tener mi propia tienda

28 noviembre, 2016

Llevo muchos años trabajando en la industria de la moda infantil. Comencé en  mi juventud en una fábrica de zapatos de Elda y  hasta hace bien poco en una zapatería ubicada en una gran superficie. Aunque tenía un contrato indefinido y sé que eso vale oro en la actualidad, buscaba algo más.

Hace muchos años que quería emprender mi propio negocio centrado en la moda infantil, pero como suele pasar en muchos casos no sabía ni por dónde empezar con tantos papeleos y también, como es lógico me daba apuro tener que invertir un dinero que tampoco es que me sobrara en una inversión que nadie me aseguraba que fuera a salir bien.

Reprepol me ayudó a dar el paso

El caso es que un compañero de trabajo me habló de que su hermana tenía una franquicia del Grupo Reprepol y que le ayudaron mucho a dar el paso. Le dije a mi compañero que me lo pensaría y eché un vistazo de camino a casa en el tren.

Básicamente Grupo Reprepol es una red de franquicias de ropa infantil que está en todo el territorio nacional y que hace posible que puedas tener tu negocio propio y además pertenecer a una gran red de tiendas de moda infantil. Se encargan de asesorarte para dar esos primeros pasos como empresario que no son fáciles para nadie.

Me animó tanto lo que vi, que no dude en llamarles y reunirme con ellos para que me contarán más detalladamente. Lo vi todo muy bien y te cuentan todos los pasos que tienes que dar para establecerte. Una ayuda muy grande es la que te proporcionan con su know-how y un catálogo en el que tienen todo tipo de ropa para niños.

Precios bastante económicos, pero sin descuidar la calidad. Mi tienda la quería montar en mi barrio, que tiene como 10 años de antigüedad y que está lleno de parejitas en época de tener descendencia, por lo que tenía visos de poder tener éxito. Además, me ahorraba el trastorno que supone tener que tomar el coche para ir al trabajo. El comer en casa para mí, que no he podido hacerlo durante muchos años es un lujo.

El negocio lleva pocos meses, pero por el momento (toco madera) no puede ir mejor. Debo decir que en Reprepol me enseñaron muchas cosas de este negocio que desconocía como trabajador y es que, como es normal, bastante trabajo tiene ya uno con la labor de vendedor como para encima saber de gestión, pero en algunos aspectos como dónde ubicar mi negocio parece que acerté.

Creo además que los precios se adaptan a las posibilidades de la clase media de mi zona. Esto creo que es lo que me ha asegurado ventas, ya que ven buen precio y que además tienen la tienda al lado de casa y gana uno muchos enteros.

Lo que si he buscado es hacer una tienda un poco más libre para el comprador, que pueda ver con más libertad todas nuestras existencias. Siempre me han incomodado las típicas tiendas que había antes donde era imposible tocar nada sin tener que decírselo al vendedor. Es algo que por experiencia retrae mucho a la hora de comprar y creo que también funciona.

La gestión es donde me está costando un poquito más hacerme con los cálculos, existencias que traer y demás líos con los proveedores, pero como me dijeron en Reprepol, esto sería de las cosas que, en un principio me iba a costar más, aunque luego va todo rodado.

Así que esperamos que la tienda siga viento en popa, a unos dos kilómetros tengo a la competencia, pero por como tengo situada la tienda, parece que no hay peligro y estoy teniendo bastantes clientes ya fieles estos meses.

Estoy intentando poner en marcha también iniciativas que aumenten la fidelización del cliente y que también me traigan nuevos. Los compañeros de guardería y de colegio son mi objetivo. Está claro que tratar bien al cliente es fundamental y que el mejor vendedor de tu negocio es el propio cliente y su boca a boca, lo tengo comprobado.

Así que ya sabes, si tienes una idea de negocio, intenta buscar una franquicia en caso de que no te veas con fuerzas para emprender el camino tu solo. ¡Merece la pena!