La aventura de emprender

La aventura de emprender

16 junio, 2016

Son muchos  los jóvenes  españoles que, ante la situación económica que se vive en el país, se han visto lanzados a la aventura del emprendimiento.  Los políticos se empeñan en decir que tenemos que innovar, pero realmente ¿es tan fácil? La verdad no es fácil, al final siempre tienes que acabar en manos de profesionales como fue mí caso que deposite mi confianza en TFS, es esta gestoría en Santander, que se encargo de llevar todos mis trámites porque mi cabeza no daba para más.

Desde que me echaron del periódico en el que trabaje durante 10 años, mi intención era montar una agencia de comunicación en mi ciudad, en este caso, especializada en el mundo del deporte, para llevar gabinetes de prensa de clubes, federaciones y empresas. Toda era ilusión y pensaba que sería mucho más fácil hasta que comprobé que la administración no te lo pone nada fácil. Al final comprobé que lo de emprender es una locura. Lo primero fue hacerme autónomo, con todo ello lo que supone.  Posteriormente constituirme como empresa, sabiendo qué tipo, conocer si puedo pedir ayudas, y así con un buen número de cosas.

Lo primero es saber qué tipo de sociedad quieres hacer:  una Sociedad Limitada (SL), una Sociedad Limitada de Formación o simplemente autónomo. Si te constituyes como sociedad, y sobre todo, lo haces con más socios, deja muy claro, los estatutos, ya que son la esencia de cualquier sociedad, pero la mayoría de las veces los emprendedores optan por el camino fácil del modelo estándar. La asesoría te dejará claro aspectos como la voluntad de constituir la sociedad, eligiendo un tipo determinado, la aportación que cada socio realice o se comprometa a realizar y la numeración de acciones o participaciones o la identidad de la persona o personas que se encarguen inicialmente de la administración y representación de la sociedad.

En la asesoría se encargarán de decirte cuál es la mejor forma de pagar al fisco. Hazte a la idea de que vas a tener que pagar el famoso IVA, el IRPF y seguramente alguna cosa más, con la que no contabas. Siempre te queda la posibilidad de hacer alguna empresa en Panamá, ah, perdón no, que eso solo es para las grandes empresas. Otro aspecto que puedes mirar es el pago por pagarés, que siempre sale mejor.

Pago único

Por último infórmate si puedes pedir posteriormente la prestación por desempleo en un pago único puede convertirse en una opción interesante para probar el autoempleo. Muchas veces creemos que podemos perder ese dinero ganado con años de duro trabajo, y no es así, incluso ahora también se puede optar por pedir desempleo aunque hayas sido autónomo. Una medida muy aplaudida por todos, ya que desde siempre el autónomo ha sido el trabajador de segunda división.

Como puedes ver, la acción de emprender es una carrera de fondo, pero de las que tienes que saltar bien de obstáculos. Con este artículo no pretendo desaminar si tienes la intención de hacerlo simplemente quiero abrirte los ojos  y decirte que tienes que estar preparado para lo que se avecina. Lamentablemente no todo es tan fácil como cuando dicen los políticos.

shutterstock_446900938reducida